Mala o Rosario Budista

OLYMPUS DIGITAL CAMERALos malas o rosarios, a un nivel convencional, son simplemente contadores y un recordatorio de la práctica, nos ayudan a mantener la cuenta de la cantidad de mantras que postraciones, circunvalaciones, plegarias, etc., que se realizan durante ciertas prácticas de meditación.

Los malas son contadores que nos ayudan a mantener la cuenta, para que podamos concentrarnos en los mantras y la meditación que estamos haciendo, son contadores que nos ayudan a recordar dónde estamos, y cuánto necesitamos hacer, nos ayudan a concentrarnos. Los malas no son una práctica espiritual en sí, sino que nos ayudan en nuestra práctica espiritual ayudándonos a concentrarnos en lo que estamos haciendo, repeticiones de mantras.

El mala es un contador que posee 108 cuentas y una grande llamada la cuenta Gurú o Monte Meru. Cien es el número general que contamos, las otras ocho son para los errores que podamos haber cometido, a veces pronunciamos mal, o nos saltamos una cuenta, etc., hay otras explicaciones pero esto es lo básico.

Cuando se utiliza el mala, se pasa una cuenta por cada mantra pronunciado. Se rota el pulgar sobre cada cuenta en dirección a uno mismo y cuando se llega a la cuenta Gurú, uno gira el mala y da la vuelta de regreso. Esto facilita el uso del mala evitando que las cuentas se aprieten.

Si bien esto es lo más común, hay malas con otros números de cuentas, y con diversos materiales para diferentes prácticas, y al usarlo pueden ocuparse diferentes dedos según el uso, etc. Lo mejor es un mala de semillas de árbol boddhi.

Los hilos que unen al rosario, representan la continuidad de la doctrina Budista, concebida como un medio eficaz para dominar las 108 emociones negativas. Usualmente, el hilo está elaborado con 3 o 9 fibras individuales, de contar con tres fibras, el hilo representaría a la triple joya budista: el Buda, el Dharma y la Sangha o la comunidad espiritual. De tener nueve, se simbolizaría al buda Vajradhara y los ocho grandes bodhisattvas o discípulos del Buda. Por lo general, no se recomienda el uso de hilo cordado con una sola fibra, ya que naturalmente presenta menor resistencia al uso y puede eventualmente reventarse con facilidad.

La recomendación es usar malas que sean durables, que no se rompan fácilmente, y que sean fáciles de usar, que no sean muy grandes ni muy pesados. Además, ciertas prácticas, ciertos tipos de mantras, si se realizan combinados con malas de ciertos materiales, ayudan o facilitan el resultado de ese mantra. Por ejemplo, los malas hechos con cuentas del árbol bodhi, nos ayudan a tener presente el resultado que llevó a cabo el buda Shakyamuni, y nos recuerdan que nosotros estamos en la misma búsqueda, las cuentas de cristal ayudan a las recitaciones del mantra de Chenrezig o Avalokiteshvara (Buda de la compasión). En general la madera, y en particular la madera de sándalo es un muy buen material, es bastante durable, e incluso las cuentas de materiales sintéticos son buenas porque no se desgastan fácilmente y son durables también. El mala que escojamos depende de nosotros, porque es un contador, pero en prácticas más elevadas, donde se recitan ciertos mantras, a medida que recitamos más y más mantras, éstos energizan o empoderan el mala. Por esta razón, cuando terminamos de recitar nuestros mantras, podemos soplar sobre el mala, de manera que la energía de la práctica que hemos hecho lo impregne. De esta manera, ciertas prácticas funcionan mejor con ciertos materiales, requieren utilizar el mala con la mano derecha o izquierda, o con algún dedo particular.

Por otra parte, los malas también se pueden utilizar en la práctica de ofrendas, puede utilizarse junto al mudra de ofrenda del mandala, y al hacerlo visualizamos que las cuentas del mala son joyas, perlas, diamantes, rubíes, zafiros, etc.

El mala necesita ser consagrado antes de usarlo, y cada vez igualmente si es que se ha hecho impuro debido a la incorrecta manipulación. Existen diversas técnicas para usarlo.

En las prácticas de los tantras superiores, si hacemos prácticas de los tantras madres utilizamos la mano izquierda. Para prácticas pacíficas utilizamos el dedo índice, si queremos incrementar conocimiento, armonía, etc., utilizamos el dedo del medio, ya que tenemos canales de energía que circulan por estos dedos que activan ciertos aspectos en nuestra mente. Si necesitamos realizar actividades de control, si queremos controlar el clima o las negatividades, utilizamos el dedo anular, que es el aspecto de controlar ciertas situaciones para beneficiar a otros. Y para prácticas o actividades enérgicas o airadas, utilizamos el dedo meñique.

Si hacemos prácticas de los tantras padres, utilizamos la mano derecha. La izquierda representa la sabiduría, y la derecha representa el método, ambas cosas son necesarias para la iluminación, son como las dos alas de un ave. No hay que obsesionarse con estas cosas, simplemente se trata de métodos para ayudarnos a obtener resultados con mayor rapidez o facilidad.

¿Por qué tiene el mala 108 cuentas?

Existen diversas explicaciones relacionadas al número 108 y sobre su carácter auspicioso, una de estas explicaciones es la siguiente:

6 x 3 x 2 x3 = 108

6 sentidos: visión, audición, olfato, gusto, tacto, y pensamiento.

3 momentos: pasado, presente, y futuro.

2 estados de la mente o de la intención: puro o impuro.

3 reacciones: agrado, desagrado, neutro.

El número 108 tiene muchos simbolismos, el más común es las 10 no virtudes que deben ser evitadas y las 10 virtudes a practicar. O también las 10 paramitas y el 8 corresponde a los 8 aspectos o ramas del camino que es la cuarta noble verdad.

En la práctica, el mala es un instrumento con muchos usos, tanto prácticos como rituales. Además, el rosario se usa como un implemento que va acumulando las bendiciones del mantra y la visualización cada vez que usa y luego se vuelve una protección y un instrumento para dar bendiciones a otros.

Texto elaborado de diversas fuentes, por Yeshe Jungne, para beneficio de todos los seres sintientes.

Author: shakyamuni