Estas aquí
Mahayana 

Superando la Negatividad para Lograr la Paz Interior

SS Dalai Lama ShortThe Bali Times, Indonesia [De la serie del Dalai Lama]

4 de abril de 2011

Debido a que el 14º Dalai Lama del Tíbet se prepara para retirarse de la política, a partir de esta semana “The Bali Times” está publicando una serie de artículos de Su Santidad con sus pensamientos y enseñanzas.

A un nivel fundamental, como seres humanos, somos todos iguales, cada uno de nosotros aspira a la felicidad y cada uno de nosotros no quiere sufrir. Por eso, cada vez que tengo la oportunidad, trato de llamar la atención de la gente sobre lo que tenemos en común como miembros de la familia humana, y de la naturaleza profundamente interconectada de nuestra existencia y bienestar.

Hoy en día, existe un reconocimiento cada vez mayor, así como un creciente cuerpo de evidencia científica, que confirma la estrecha relación entre nuestros propios estados de ánimo y nuestra felicidad. Por un lado, muchos de nosotros vivimos en sociedades que están muy desarrolladas materialmente, pero hay muchas personas entre nosotros que no están muy contentas. Justo debajo de la hermosa superficie de la riqueza existe una especie de malestar mental, que conduce a la frustración, a peleas innecesarias, a la dependencia de las drogas o el alcohol y, en el peor de los casos, al suicidio. No hay garantía de que la riqueza por sí sola pueda darte la alegría o la satisfacción que estás buscando. Lo mismo puede decirse también de tus amigos. Cuando estás en un estado de intensa ira o de odio, incluso un amigo muy cercano puede parecerte un poco indiferente, frío, distante y molesto.

Sin embargo, como seres humanos estamos dotados de esta maravillosa inteligencia humana. Además de eso, todos los seres humanos tienen la capacidad de ser muy decididos y de dirigir ese fuerte sentido de determinación en cualquier dirección que deseen. Siempre y cuando nos acordemos que tenemos este don maravilloso de la inteligencia humana y la capacidad para desarrollar la determinación y utilizarla de manera positiva, vamos a preservar nuestra subyacente salud mental. El estar conscientes que tenemos este gran potencial humano, nos da una fuerza fundamental. Este reconocimiento puede actuar como un mecanismo que nos permite hacer frente a cualquier dificultad, no importa a qué situación nos enfrentemos, sin perder la esperanza o hundirnos en sentimientos de baja autoestima.

NO PREOCUPARSE

Escribo esto como alguien que perdió su libertad a la edad de 16 años, que perdió a su país a la edad de 24 años. En consecuencia, he vivido en el exilio durante más de 50 años, tiempo durante el cual los tibetanos nos hemos dedicado a mantener viva la identidad tibetana y en la preservación de nuestra cultura y valores. Casi todos los días las noticias del Tíbet son desgarradoras, y sin embargo ninguno de estos problemas nos da motivos para darnos por vencidos. Uno de los enfoques que personalmente encuentro útil, es la de cultivar el pensamiento: Si la situación o el problema es tal que puede ser remediado, entonces no hay necesidad de preocuparse por ello. En otras palabras, si hay una solución o una manera de salir de la crisis, no es necesario sentirse abrumado por ella. La acción adecuada es la búsqueda de su solución. Entonces es claramente más inteligente que gastes tu energía centrándote en la solución en lugar de preocuparte por el problema. Alternativamente, si no hay una solución, sin posibilidad de resolución, entonces tampoco hay motivo para que te preocupes, porque no se puede hacer nada al respecto de todos modos. En ese caso, lo antes que aceptes este hecho, más fácil será para ti. Esta fórmula, por supuesto, implica una confrontación directa con el problema y tomar una visión realista. De lo contrario, no podrás saber si existe o no una resolución para el problema.

El tomar una perspectiva realista y el cultivar una motivación adecuada también puede protegerte de los sentimientos del miedo y la ansiedad. Si desarrollas una motivación pura y sincera, si estás motivado por un deseo de ayudar basado en la bondad, la compasión y el respeto, entonces puedes llevar a cabo cualquier tipo de trabajo, en cualquier campo, y funcionar con mayor eficacia con menos miedo o preocupaciones, no turbarte por lo que otros piensen; o si en última instancia, tendrás éxito en alcanzar tu meta. Incluso si no puedes alcanzar tu meta, puedes sentirte bien por haber hecho el esfuerzo. Pero con una mala motivación, la gente puede alabarte y aunque alcances tus metas, aún así no te sentirás feliz.

LEVANTAR EL ÁNIMO

Entonces, a veces podemos sentir que nuestras vidas no son satisfactorias, nos sentimos en el punto de estar abrumados por las dificultades que enfrentamos. Esto nos ocurre a todos nosotros en mayor o menor grado de vez en cuando. Cuando esto ocurre, es vital que hagamos todo lo posible para encontrar una manera de levantar el ánimo. Podemos hacer esto mediante el recuento de nuestra buena fortuna. Podemos, por ejemplo, ser amados por alguien, podemos tener ciertos talentos, podemos haber recibido una buena educación, es posible que tengamos nuestras necesidades básicas cubiertas – alimentos para comer, ropa para vestir, algún lugar para vivir – podemos haber realizado determinados actos altruistas en el pasado. Hay que tener en cuenta el más mínimo aspecto positivo de nuestras vidas. Porque si no somos capaces de encontrar alguna manera de animarnos a nosotros mismos, existe el peligro de hundirnos aún más en nuestro sentido de impotencia. Esto nos puede llevar a creer que no tenemos la capacidad para hacer el bien en absoluto. De esta manera, estamos creando las condiciones de la propia desesperación.

Como monje budista, he aprendido que lo que principalmente trastorna nuestra paz interior es lo que llamamos emociones perturbadoras. Todos esos pensamientos, emociones y sucesos mentales que reflejan un estado negativo o sin compasión de la mente; inevitablemente socavan nuestra experiencia de paz interior. Todos nuestros pensamientos negativos y emociones – como el odio, la ira, el orgullo, la lujuria, la avaricia, la envidia, etc. – son considerados como fuentes de problemas, de ser perturbadores. Los pensamientos negativos y las emociones son lo que obstruyen nuestra aspiración más básica – ser felices y evitar el sufrimiento. Cuando actuamos bajo su influencia, nos volvemos insensibles a los efectos que nuestras acciones tienen sobre los demás: son por lo tanto la causa de nuestro comportamiento destructivo, tanto hacia los demás como hacia nosotros mismos. El asesinato, el escándalo y el engaño tienen su origen en las emociones perturbadoras.

EJERCICIO MENTAL

Esto da lugar inevitablemente a la pregunta – ¿podemos entrenar la mente? Existen muchos métodos con los cuales se puede hacer esto. Entre éstos, en la tradición budista, está una instrucción especial llamada el  entrenamiento de la mente, que se centra en el cultivo del cuidado de los demás y en convertir la adversidad en una ventaja. Este es el patrón de pensamiento, el de transformar los problemas en felicidad, que ha permitido al pueblo tibetano mantener su dignidad y su espíritu frente a grandes dificultades. De hecho he encontrado este consejo de gran utilidad práctica en mi propia vida.

Un gran maestro tibetano del entrenamiento de la mente, una vez comentó que una de las cualidades más maravillosas de la mente es que puede ser transformada. No tengo ninguna duda de que aquellos que intentan transformar su mente, superar sus emociones perturbadoras y alcanzar un estado de paz interior; podrán en un período de tiempo, notar un cambio en sus actitudes mentales y sus respuestas ante la gente y los eventos. Sus mentes se vuelven más disciplinadas y positivas. Y estoy seguro de que notarán que su propio sentido de la felicidad crece, ya que están contribuyendo a una mayor felicidad de los demás. Elevo mis oraciones para que todo aquel que haga de éste su objetivo, sea bendecido con el éxito.

Traducido al español por Lorena Wong.

Related posts